Seis herramientas para mejorar la comunicación interna en tu empresa

Las empresas parecen haber entendido que el éxito en la estrategia corporativa está tan ligado al rendimiento y satisfacción de los colaboradores, como a los números de ventas.

Desde ese momento surgen muchas dudas sobre cómo mantener comprometido y activo al colaborador. Sin duda, el uso de herramientas de comunicación interna es fundamental para este objetivo:

1. Abre puertas y conecta espacios:

Política de puertas abiertas significa que los gerentes son accesibles y fáciles de contactar. Reduce la estructura jerárquica dentro de tu empresa y permite que los colaboradores se sientan cómodos compartiendo sus opiniones, mejorando la comunicación en el lugar de trabajo. Una estructura de oficina “open space” significa que los gerentes se sientan con el personal,  escuchan sus opiniones y son parte activa de las conversaciones del equipo . Los estudios demuestran que además de mejorar la comunicación entre departamentos, disminuye significativamente el número de correos.

En la generación de esta conversación bi-direccional es importante alentar la retroalimentación y dejar claro que sus opiniones no afectarán su posición en la organización.

2. Inicia una intranet  fácil de usar:

Una intranet es una red de comunicaciones restringida, ideal para fortalecer la comunicación dentro de una empresa. Es in-house, seguro, ofrece a los empleados fácil acceso a la información y ayuda a reducir la jerarquía corporativa, permitiendo y alentando a las personas a conectarse entre sí.

La comunicación cara a cara es siempre importante, pero las herramientas en línea pueden ayudar en este proceso ahorrando tiempo y ayudando a documentar el trabajo.

Debe ser lo suficientemente intuitiva para que no suponga un esfuerzo su uso. Un truco: aloja información que el colaborador necesite en su día a día y así generaras un habito de uso.

3. Haz clara la misión y la visión de la empresa de una forma atractiva:

Está demostrado que los colaboradores están más comprometidos cuando sienten afinidad con la misión de la empresa. La misión de la compañía debe estar clara y disponible. Por ejemplo, cada vez que alguien es contratado por primera vez, se les debe dar un manual del empleado con las directrices de la compañía, la declaración y la misión para que puedan saber qué esperar y lo que se les pide desde el principio.

Sin embargo, no podemos dar por supuesto que van a leerlo por lo que debemos tomarnos el tiempo en explicar lo que es importante para la empresa. ¿Porque no una campaña creativa para refrescar estos conceptos?

4. Reuniones clave y bien planificadas:

Las reuniones son probablemente el tipo de comunicación más tradicional, pero hay una razón por la que aún se usa: ¡porque es eficaz!

Es importante encontrar el tiempo para conversar cara a cara. Skype, Facebook e InstaMessage son herramientas muy útiles, pero nunca remplazará el conocerse personalmente e interpretar tonos, emociones y lenguaje corporal.

Para conseguir que las reuniones sean realmente productivas tendremos que seleccionar bien a las personas que deben estar en la reunión y marcar una agenda de temas a tratar con tiempos establecidos. Las reuniones deben empezar puntualmente y así mostrarás respeto por aquellos que llegaron a tiempo.

5. Utiliza las redes sociales:

Para los momentos en que se necesita una respuesta rápida o se pretende generar una conversación entre varios, el uso de redes sociales es el mejor camino a seguir. Las redes sociales son más informales y casuales, quitando el estrés de la necesidad de ser formal todo el tiempo y fomentando los niveles de participación. Estas ayudan a los trabajadores dentro de una empresa a conocerse y sentirse cómodos en su lugar de trabajo. Es la forma más fácil de comunicarse, ya que la mayoría ya están familiarizados con estas redes y se sienten cómodos haciendo uso de ellas.

Existen redes sociales abiertas a las que puede darse un uso corporativo privado de forma segura, como el caso de Facebook; y otras que han sido diseñadas de manera exclusiva para las empresas.

6. Todos los espacios pueden ser tu herramienta:

Paredes, suelos, mesas, puertas, fondos de pantalla… están a tu disposición como herramientas de comunicación. No se trata de invadir al colaborador con nuestros mensajes pero no tenemos que encerrarnos en los centrímetros del tradicional tableros. Elige temas clave para la organización o campañas puntuales para jugar con espacios que llamen la atención del colaborador.

La comunicación interna se está transformando para despertar la atención de nuestros colaboradores y generar un mejor entorno de trabajo que nos ayude a alcanzar los objetivos. ¡Atrévete a comunicar distinto! 

You Might Also Like
Deja un comentario