Seis cosas que no pueden faltar en tu Política Anticorrupción

Cerrarle espacios a la corrupción es la primera obligación de todas las empresas que están comprometidas con la responsabilidad social. Para lograrlo, es necesario establecer lineamientos éticos que orienten el actuar de todos tus grupos de interés. La política anticorrupción es un documento que define formalmente estos lineamientos y establece los controles adecuados que permiten prevenir, detectar y mitigar casos de soborno y corrupción en tu organización. Debe ser algo más que una carta de buenas intenciones y convertirse en un ejercicio que define claramente la postura de la compañía frente a la corrupción y se integra a la cultura organizacional.

Te contamos seis puntos que debes tener en cuenta al implementar por primera vez la política anticorrupción en tu empresa:

  • Expresa de forma clara que tu compañía no tolerará los sobornos gubernamentales ni comerciales.
  • Aborda el compromiso que tiene tu empresa de implementar controles internos para asegurar que los activos de los accionistas se vigilen adecuadamente.
  • Identifica las áreas con mayor riesgo de corrupción e incluye orientación sobre cómo vas a lograr el cumplimiento de la política en ellas.
  • Invita a los empleados a que reporten violaciones y busquen orientación a través de los diferentes mecanismos de reclamación.
  • Incluye ejemplos de señales de alerta para que tus colaboradores sepan reconocerlos y denunciarlos.
  • Incluye la política en el código de conducta que reciben los colaboradores de tu compañía.

Tener una política anticorrupción clara y coherente, no solo mitiga los riesgos de reputación relacionados con corrupción y abusos corporativos, sino que le aporta directamente a la sostenibilidad organizacional y al bienestar de tus grupos de interés. 

You Might Also Like
Deja un comentario