5 consejos para fortalecer mi liderazgo con los alumnos

Sin duda alguna cuando rememoramos nuestros días en el colegio se nos pueden venir a la mente muchas cosas; las instalaciones, los compañeros de clase bueno y malos, las materias que nos hacían sufrir, los momentos en que sobresalimos pero de manera remarcada lo que más podemos recapitular de esos días son a los profesores.

 Los primeros en llegar a nuestra mente son los que cooperaron a formarnos como individuos íntegros, es partir de este pequeño ejercicio de memoria que ahondaremos en las cualidades que  necesitamos para ser los mejores líderes cuando nos enfrentemos a un grupo de estudiantes.

 Lo principal es saber que tipos de líderes docentes existen (aquí hay algunos ejemplos), porque aunque tengamos el deseo de ser un líder “autoritario” sino poseemos las características será una misión imposible, mejor sacar provecho de lo que ya somos y pulirlo para lograr el objetivo de formación, a continuación te daremos 5 consejos que harán de ti el profesor “ideal”:

 

 1. ANALÍZALOS
No solo es importante dominar el conocimiento de tu materia, debes conocer a las personas que vas a enseñar (sus cualidades, sus incompetencias y sus necesidades). De este modo podemos saber con que contamos para trabajar, que herramientas o mecanismos debemos usar para ayudarlos a desarrollar todo su potencial.

 

2. HAZLO SIMPLE
Desarrollar la capacidad para deconstruir ideas y conceptos, será tu mejor arma para ayudar a tu alumnos a comprender de temas de gran complejidad. Lo más importante en este punto es hacerlos participar de forma activa en la tarea de reconstrucción del concepto, acuñado de manera particular.

 

3. PRIMERO ESCHUCHO LUEGO EXISTO
El escuchar a tus alumnos es una habilidad que debes poner en práctica a diario, ya que fomentaras la confianza en ellos mismos para transmitir sus ideas, dudas o inquietudes. Bajo esta premisa se genera una atmósfera de dialogo en el aula y no un monólogo que no dejarás grandes frutos en el aula.

 

 4. NINGÚN DÍA ES IGUAL
Uno de los peores errores que podemos cometer como docentes es idealizar al salón de clases como una pequeña fábrica, en la cual todos aprenden al mismo ritmo y con los mismos métodos. Ahora que ya conoces sus necesidades, debes elaborar diferentes dinámicas o usar herramientas para desarrollar la clase, hacer cosas diferentes será la clave para captar su atención.

 

 5. NO EXISTE EL PODER ABSOLUTO
La relación positiva entre el docente y el estudiante resultará en una educación efectiva, un vínculo simbiótico que dará resultados con base en el respeto y la cooperación de ambas partes. Con estos sencillos pasos puedes comenzar a generar un cambio en tu forma ser al frente de tus alumnos, siéntete con la libertad de ser su ejemplo a seguir.

You Might Also Like
Deja un comentario