5 PASOS PARA EL DISEÑO DE UNA ESTRATEGIA DE RSE

Hace algunas semanas hablamos de qué es la RSE. Nos animamos ahora a guiaros en el desarrollo de una estrategia de responsabilidad social empresarial.

Enfrentarse al papel en blanco para el diseño de una estrategia de RSE puede ser todo un reto para los responsables de esta tarea, especialmente porque muchas empresas todavía no han asumido que una gestión responsable de la compañía depende todos los departamentos y, sin embargo, cargan la responsabilidad a una única persona.

Para ayudaros en el desarrollo de estas estrategias, os dejamos los cinco temas claves a tener en cuenta. El primer paso os ayuda a entender en qué punto estáis. Los tres siguientes, a descubrir cuáles son los temas prioritarios y el último a desarrollar una estrategia sostenible y medible.

1. Diagnóstico: Antes de empezar a desarrollar estrategias, planes y metas es importante tener claro el punto de partida. ¿Entiende la alta gerencia qué es la RSE? ¿está involucrada o por el contrario hay que convencerles? ¿Estamos seguros de qué están haciendo todos los departamentos de la empresa? ¿Existe alguna iniciativa anterior en la misma línea? Establecer un buen diagnóstico/medición de donde estamos nos ayudará en el desarrollo de una estrategia con sentido, adaptada a las necesidades de la empresa y que pueda crecer con el tiempo.

2. Análisis de los grupos de interés: Uno de los principios básicos de la RSE nos pide entender qué impactos tenemos en la sociedad (entendida como un conjunto de actores y no como la comunidad) para eliminarlos, minimizarlos o compensarlos. Para poder hacer ese ejercicio es imprescindible entender quiénes son nuestros grupos de interés (es decir, todos los grupos a los que impacta o por los que es impactada la empresa) y qué grado de relevancia tienen para la sostenibilidad del negocio.

3. Análisis de riesgos para la sostenibilidad: Como decíamos, todos los departamentos están involucrados en el desarrollo de una gestión responsable de la empresa y las metas de cada uno serán múltiples. Teniendo esto en cuenta, es fácil encontrarse con mucho por hacer y dificultades para priorizar. Una de las herramientas clave para definir por dónde empezar es el mapa de riesgos. Este mapa nos permite entender dónde están los principales riegos, qué posibilidades hay que ocurran y en qué plazos. Su resultado nos dará una línea clave de los primeros temas a trabajar.

4. Definición de los temas materiales: El tema de la materialidad ha generado cierto rechazo en las empresas ya que existe una gran falta de compresión de su significado. Simplificando el término, los temas materiales son aquellos claves para la sostenibilidad de la empresa, es decir, para que pueda seguir funcionando a medio y largo plazo. La combinación correcta de los análisis anteriores nos ayudará a tener un análisis de materialidad. Este combina:

1. Lo que yo creo que es importante para el negocio (resultado del diagnóstico),

2. Lo que mis grupos de interés creen que es importante para el negocio,

3. Los riesgos fundamentales a los que me enfrento desde la perspectiva de sostenibilidad

5. Definición de la estrategia y plan de acción: Una vez establecidos cuales son los temas claves, y sabiendo gracias al diagnóstico cual es mi punto de partida, sólo nos queda definir cuál es la estrategia de RSE. Esta estrategia, que tiene un carácter a largo plazo y estará íntimamente liga a la estrategia del negocio, deberá establecer planes de acción para un periodo concreto, con unas metas y unos indicadores de éxito.

En los próximos post te daremos algunas claves sobre desarrollar en detalle cada uno de estos pasos. ¡No te los pierdas!

You Might Also Like
Deja un comentario